Primera Manifestación de Jesús de la Misericordia a Oliva

HISTORIA DE LA PRIMERA MANIFESTACIÓN DEL SEÑOR DE LA MISERICORDIA A LA VIDENTE OLIVA ARIAS Y ALGUNOS MENSAJES (Tomado del Casete No 44 Agosto 26 de 1995)

 

Buenas tardes queridos hermanos: Ustedes han oído por televisión o me han oído lo que el Señor me ha hablado, unos y otros no. Este mensaje del Señor Jesucristo en el 87 para mi fue una alegría de ver al Señor. Este mensaje esta extendido por el mundo para que sus ovejas se reconcilien con el.

 

 

No pensemos queridos hermanos de vivir pal tercer mundo sino los niños que hayan guardao los 10 mandamientos, pero muy poquitos son los niños que han guardao los mandamientos porque el Señor dice: <<Yo lo que he caminao por el mundo no encuentro niños puros, sino niños de pecho y niños gateando y muy poquitos de los otros que son niños>>

 

Este encuentro con el Señor, esas palabras que me dijo en ese puente, bustedes al pasar ese puente den un suspiro, una alegría que por ese camino venia Jesús a traer este mensaje, Dichosos bustedes que han puesto los pies por ese camino angosto en las argollas de los pies del Señor. Que ustedes por medio de este mensaje se van a convertir.

 

 

 

 

 

 

Que les dijera ¿como era el rostro del Señor, que como era el color de los ojos, el color del cabello, que como era la barba? Yo les dije todo… ¿entonces es que no se parece a los que tiene usted aquí? No se parece, el que estaba allí es muy distinto.

NOTA: En el mensaje del 6 Mayo de 1995 o sea en el presente año parece en el cassete numero 37 refiriéndose a la fisionomía del Señor, el color de los ojos son como claritos como verdositos, un poco claro, el cabello es negro así como jaspiadito y más rostrado hasta aquí de barba, su piel de color así trigueñito un poquito. ( Continua la conversación con los sacerdotes).Entonces uno de ellos me dijo: << Será que se parece como el que tengo yo aquí>> yo le dije, pues el si es, porque el que esta por el mundo esta en su presencia, como esta en el cielo. El no es pintao por ningún artista pero el verdadero rostro del Señor es el que está vivo y nos habla por el mundo; y lo encontramos vivo también en la Eucaristía ahí en esa presencia no es que retratao.

 

(Hasta aquí el párrafo textual del 6 de Mayo. Ahora bien el sacerdote saco de su bolsillo de la camisa una estampa del Señor de la Misericordia y fue la que le mostro a Oliva y ella dijo: pues el si es, manifestamos que Olivita nunca había visto el retrato del Señor de la misericordia).

 

Hoy en día tenemos el retrato del Señor de la Misericordia el que dice: JESUS EN TI CONFIO ¿Si lo conocen? Ese es el verdadero rostro de Jesús así esta en su presencia en el cielo y por el mundo y en cada uno de nosotros y en su iglesia así está él.

 

Entonces como me dijo, en esa semana te llego a la casa, esa semana siguiente llego, yo estaba en la cocina, por no más tenia un perro, el perro lo olfateo y salió pero no ladro sino el lo atajo con una mano se la paso en la cabeza y el perro se sentó a su lao, yo me asome y lo vi así y me hice un trisito atrás y me volví y me asome y entonces el ya me vio y se puso la mano aquí y levanto una y me llamo otra vez por mi nombre y me dijo: que el venia a darme un mensaje porque el lo había dejado todo escrito pero que nuevamente el me estaba recordando su venida cerca de está profecía; él tenia que bajar con su madre a darnos este ultimo aviso, por eso el tenia en el mundo sabios y mensajeros, porque el y su Padre es uno solo. El quiso, no duden que lo sabrían por boca de sus mensajeros, su venida próxima, lo que el quiere de cada uno de nosotros.

 

El Señor me dijo <<Yo quiero de mis ovejas de este segundo mundo que se reconcilien conmigo, que yo los espero en mi iglesia católica que les deje y cada uno ahorita se me acerque y me pida perdón de todos sus pecados de su juventud que al principio echaron a ofenderme>>

 

El Señor ese día en el puente, lo vi sentao en la punta de unas vigas, pero el se estaba colocando unas sandalias así agachadito, pero el no me había visto porque yo iba de aquí de la casa, iba pal pueblo y me hice hacia un ladito de el y dije: Divino Espíritu Santo, Madre Divina, allí hay un Señor…¿ Quién será ese Señor?... Y el se acabo de poner su calzado y cruzo los brazos y se enderezo y miraba a un lado y a otro y me vio y se paro, se acerco y me dijo: <<Oliva, tranquila, ya iba ponde busté, yo estoy por el mundo con mi Madre y estoy dando el ultimo aviso>>

 

Queridos hermanos el Señor tan bueno y su madre que es el último aviso que ellos nos tan dando a sus ovejas de este segundo mundo y nosotros no lo queremos seguir hasta sus últimos pasos. ¿Qué esperamos? No esperemos más vida de nosotros porque el dice: <<El mundo se lo tengo a mis ovejas y se ta rodando, los ta convidando, les ta diciendo apúrense, porque ya nos vamos, porque nos llega el tercer mundo.

 

Ese día me dijo << Para donde va, yo le dije voy pal pueblo.. entonces el alzo el libro y lo puso en el brazo y cogió el bastón y se bajo del lado de allá del puente y me fui detrás y me dijo camine, entonces seguimos el camino así, al llegar al pueblo y yo me fui detrás, dije yo.. Este Señor tan de lo hermoso nunca en mi vida lo he visto, caminando de la edad de 4 años caminando por ese camino, pero no he visto un Señor como el. El Señor habla un idioma que no se le entiende, su hablar de el es como en inglés yo dije… Este Señor que llevará ¿Alguna riqueza?.. porque daba unos resplandores a los laos de el; más alentico volvía y lo cubrí un relámpago claritico pero era su cuerpo de el solo. Pero el hablaba maravillas cosas hermosas, y volvía y se paraba en el camino y me miraba atrás y me hablaba clarito y le entendía todo, volvía la espalada y caminando seguía hablando en esa lengua de el. Allá cerca del pueblo yo me pare y el me dijo: << la semana siguiente te llego a la casa>> Me despidió por mi nombre y se fue, a lo que el volvió la espalada y siguió andando, yo mirándolo yo le dije: ¡El Señor, El Señor!, en ese momento se le olvida a uno poco o mucho de lo que tenia y dije: Me voy con el Señor y me fui detrás y le camine arto detrás con él. Pero el quiso que no me fuera porque me quede de pie y lo mire hasta donde ya no lo vi más y me devolví y dije me voy a la casa de un hermano que tiene unos sagrados corazones que mis papas decían:

 

Estos rostros de estos sagrados corazones es el rostro del Señor, fui lo mire pero no se me parecía al que estaba allá en el puente me vine esa tarde y mire otro que había aquí tampoco se parecía, dije entonces ¿Cómo será? El que estaba allí ¿quién seria? Entonces mucho después conté a las personas y ellas regaron la noticia por un lao y otro. Mucho después llegaron dos sacerdotes y ellos venían a hacerme unas preguntas: