MENSAJE DEL SEÑOR Y DE LA SANTISIMA VIRGEN

Oliva inicia el mensaje así:

Hoy esta aquí el Señor y madre Santísima. La Santísima Virgen saluda a todos los que están aquí y sean todos unas ovejitas de su hijo, obedientes a este llamamiento de este mensaje que el Señor ha dado desde el principio desde que él está por el mundo.

Dice la Santísima Virgen:

 

Mis ovejitas yo estoy por el mundo, no me hagan llorar, me saldrá la ultima gota de sangre que yo tengo, por ver el mundo que no se quiere convertir, mis ovejitas, no me hagan caminar tanto, porque se nos acerca la venida de Dios, mis ovejitas todos los que han venido aquí, reconcíliensen con el Señor no lo hagan llorar. Porque el por el mundo cansadito tras de nosotros dándonos su mensaje que anteriormente a dao.

 

La Santísima Virgen nos dicen: mis ovejitas yo el día que llegue al mundo, yo las voy a llamar, venid mis ovejitas que en todo le mundo he caminao tras de ellas y no están todas; mis ovejitas dice la Santísima Virgen, vengan todos a mi hijo, háganle caso por medio de este mensaje, porque se nos acerca el tiempo ya de venir; mis ovejitas que yo este día las encuentre  todas como un niño pequeño, mis ovejitas, lleguen a estos lugares donde cualquier lugar del mundo mi hijo va a llegar por mis ovejitas que me hicieron caso de convertirse y se volvieron por el camino angosto.

Dice la Santísima Virgen: Quien está tras de nosotros todos los días; y por la noche pasarán con su hijo a regresar al cielo.

 

Mis ovejitas: Hagan caso de lo que mi hijo les dice, perdónense todos con  todo corazón, si mis ovejitas no están todas como la pureza de un niño, no se podrán ir conmigo ese día; no dejen para más tarde porque puede ser muy tarde.

 

Entonces ella dice que muchos pueblos y muchas ciudades no se quieren convertir, que u hijo no podrá pasar ese día por ese pueblo o por esa ciudad. Porque el pasa y que nos golpea y que nosotros tengamos la puerta abierta; que no nos asustemos porque va a llegar lo que no hemos visto jamás, nos va a castigar el Señor con un castigo que pronto llegará, pero que no tengan miedo si están como un niño pequeño.

 

Todos los niños que el guarda para el tercer mundo si ellos no guardan los mandamientos, no los podrá dejar, porque la madre Santísima dice que la juventud la hace llorar a ella, porque ella los ve por los pueblos, por las ciudades, que esa juventud ya va por el camino de la condenación. Tengamos un corazón puro y limpio para la venida de Jesucristo ese día.

 

El dice que para eso nos dejo la iglesia Católica, que nos espera el día de el que es el domingo y que el hecha mucho de menos a los que no van al banquete que el les tiene preparado y que el mismo no lo da y que nosotros en los placeres, en las borracheras y en los negocios, primero esta eso que ir a visitar el sagrario y darle gracias por esa semana, que nos dio la vida y la salud y que porque no van y le dicen: yo señor hice esto esta semana con mi hermano.

Entonces nosotros pasamos la semana y no le vamos a dar gracias por la semana pasada. Por eso el dice que su madre todas las noches llora de ver como la juventud se halla en el pecado y que no quieren hoy en día obedecer a sus padres, ni quieren obedecer ir a misa, entonces la Santísima Virgen vuelve a repetirles: Mis ovejitas ayunen a pan y agua, el miércoles y el viernes, me recen mucho el rosario, porque yo seré la mediadora de todos los que me recen el rosario, para no dejarlos caer en el infierno. Entonces dice: Mi hijo dejo todo escrito pero que el tendría que bajar a este segundo mundo a darnos el ultimo aviso.

 

La Virgen dice que sus ovejitas no quieren enderezar su cabeza ni quieren mirar el camino que nos tienen ellos para llegar donde ellos, sino que seguimos en el mismo camino que al principio hemos escogido. Ella dice que por el mundo nos atacan mucho, pero que si rezamos el rosario a ella, abrirá su manto y nos protegerá en nuestras viviendas.

Entonces no desconfiemos de su hijo y de ella, porque los dos son las armas que nosotros tenemos, nada más.

DE LOS FALSOS PROFETAS

Por eso la Santísima Virgen ha venido aquí 3 o 4 veces y me dice esto:

Que todas mis ovejas que han llegado a este lugar, sean multiplicadas, que e traigan más ovejitas cada vez que vienen aquí y que esas otras personas se ganan a convertir a otras ovejas.

 

El Señor está muy contento por todos los que han venido aquí, se han reconciliao con él y los que no, se han acabado de reconciliar, que sus ovejas buenas le traigan otras con paciencia y humildad como él. Entonces el Señor y su madre los verán llegar aquí y se llenarán de gozo y alegría, que están llegando los que no querían convertirsen y que no va a quedar ese día muy sola la casa de él.

 

Qué estas niñas que me escuchan no vendan su pureza por dinero ni por ropa porque nunca la reponer, porque ellas también van a quedar para el tercer mundo. Por eso no hagamos llorar a la Santísima Virgen, agachemos la cabeza hacia ella, como ella agacha los ojos, inclina su cabeza y llora por ver el mundo como se halla. Y que los castigos que vamos a recibir van a ser no para unos solos sino vamos a sufrir pa los que no hemos ofendido tanto al Señor.

 

Entonces la venida de Jesucristo todos los que han venido aquí se pueden hacer u grupo a un lugar y llámenme: gracias por lo que yo les dije; gracias por su aviso Señor y gracias Madre que lo hicimos con tiempo.

 

Mire Señor, mire madre cuantas ovejas te ayudamos  salvar. Por eso, el dice que al ver todas esas ovejas que le llegaron hoy, que irá hacer otros apartamentos para que quepan todas.

Que esta llegada aquí cada 15 días que le aumente el doble y que él nos hace caber a todas en su gloria.

Pero según cada uno lo que le ayude a el. Entonces nosotros tengamos esa alegría que vamos hacer; lo que el Señor y su Madre dicen.

Que no se cansen de poner sus pies por ese camino y por ese puente y que pueden tomar o bañarse con esa agua que corre por ese manantial que esa agua ese día era el. Entonces háganle caso, háganle caso a los no más, no pensar en hacer mal al prójimo solo el bien.

 

Ya no más utilicemos la lengua para ellos sino par el Señor, utilicémosla pero para convertir a los que no quieren convertirse. Y para todos les deseo buena tarde.