Oliva Arias
Oliva Arias

Describe tu imagen

press to zoom
Primera Estación
Primera Estación

Describe tu imagen

press to zoom

La Casita de Nazareth

Una humilde campesina, caminaba de su casa a la iglesia, rezaba el santo rosario, cuando de pronto un Señor muy hermoso le salió al paso del puente Quigua. Olivita relata que ese día en el puente vio al Señor sentado en la punta de unas vigas.

 

“Él se estaba colocando unas sandalias así agachadito pero el no me había visto por que yo iba de aquí de la casa, iba para el pueblo y me hice así a un ladito de el y dije: divino Espíritu Santo Madre Divina allá hay un señor quien será este señor? y el se acabo de poner su calzado y cruzo los brazos, se enderezo, se acerco y me dijo: OLIVA tranquila yo iba pa’ onde usted , YO ESTOY POR EL MUNDO CON MI MADRE Y ESTOY DANDO EL ULTIMO AVISO”.

 

Este señor, tenía ropas relucientes, era hermoso, tenía ojos claros ,era muy alto, imponente pero muy amable. Relataba también hermosamente  que "Él, brillaba más que un sol de verano".

 

Luego me llamó por mi nombre y me dijo: Oliva, mi Madre y yo estamos caminando por el mundo entero tras mis ovejas, muchas están descarriadas y yo vengo pronto a juzgar a este mundo. Vengo a darle un mensaje, para que lo hable a donde vaya, y crean sin ver; algunos se burlarán, pero otros reconocerán mi voz, entenderán mi mensaje y me seguirán.

Oliva decía que el tenía como un bastoncito (posiblemente un cetro) y un libro grande y brillante (más adelante le explicó que era el libro de la vida). Jesús le hablaba con mucha ternura y sencillez, pero a la vez con gran profundidad del cielo, le dejó ver el infierno y también la purificación del purgatorio. Le hablaba de la biblia, de la Iglesia verdadera de Jesús, de como vestirse y comportarse, de llevar vidas austeras sin ser amantes del dinero y sobre todo, de su pronta segunda venida. También el Señor le hacía advertencias y le hablaba de nuestros pecados y sus  consecuencias, decía Oliva: "Dios va a sacudir el mundo, por culpa del aborto y tantos  pecados nuevos que lo ofenden mucho, por haber preferido caminar en tinieblas y no seguir su luz".

 

Definitivamente como lo dijo nuestra Señora en el Magnificat, "Dios dispersa a los soberbios de corazón y se manifiesta a los humildes" (Lucas 1, 46-55). Esta santa mujer, quien era una campesina iletrada y anciana, fue entrevistada constantemente por sacerdotes e incluso por Obispos. Fue motivo de burla para algunos, pero también de asombro para teólogos y estudiosos de la palabra de Dios, quienes  quedaban confundidos ante tanta sabiduría escondida en una mujer sencilla y supuestamente ignorante, que a duras penas sabía sembrar cilantro y cuidar unas pocas gallinas. Su mensaje fue insistente: "Vuelvan a Misa y comulguen los Domingos, háganlo también los primeros viernes de cada mes, háganle caso al Señor".

 

"Conságrense de nuevo al Sagrado Corazón de Jesús y el Corazón de la Inmaculada Virgen María". "Prepárense y haga una buena confesión y conozcan la doctrina del Señor y su verdadera Iglesia". Vayan por el mundo llevando el evangelio, recojan a las ovejas perdidas y anuncien la palabra de Dios". Insistía: "No es hora de seguir perdiendo el tiempo".

 

Hoy Olivita ha partido a la casa del Padre. Por medio de ella, Dios vino y nos habló. A los soberbios nos dejó confundidos con su sencillez. Nuestro Señor llamo a casa a su humilde sierva quien entrego su vida a él para la salvación de las almas y la conversión de los pecadores.

 

Hoy su alma se regocija en el cielo , canta y celebra con los santos el gozo de su vida eterna. Hoy agradecemos a Dios por elegir a esta mujer porque gracias a su labor hubo sanación, conversión y liberación de las almas, siendo ella un instrumento del poder de DIOS  LA CASITA DE NAZARARETH será un santuario donde se recopilara toda su vida y obra con Jesús y María en la tierra esta casa es el testimonio vivo de la manifestación del Señor de la misericordia. SU FUERZA ,CORAJE,  AMOR Y ENTREGA HACIA A DIOS  LA HACEN NUESTRO EJEMPLO PARA VIVIR UNA VIDA AUSTERA Y EN  SANTIDAD Y COMO DECIA OLIVITA SEAN COMO NIÑOS DE CORAZON PURO Y MANOS LIMPIAS Dios nos está hablando, nos está exhortando a volver a sus brazos llenos de misericordia. Nos invita a ser pequeños, sencillos, buenos, nos pide que nos confesemos, comulguemos y oremos. Ojalá no endurezcamos nuestro corazón a la voz del Señor, quien hoy se viste de  misericordia, y se escondió en  esta mujer sencilla, Olivita, descanse en paz y nosotros a trabajar por el Reino de Dios.

 

 

Descanse en paz.

 

 

 

 

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon